lunes, 24 de diciembre de 2012

Los lunes de Candela (v.o.). Besos



Hace unos días me quedé reflexionando un buen rato en la marquesina mientras esperaba el autobús de vuelta a casa. Y es que hay un tema que lleva preocupándome ya un tiempo. Por qué no inventamos un código común para ponernos de acuerdo en cómo dar dos besos. Y es que no hay nada tan peliagudo en fiestas navideñas, y de guardar, reuniones familiares, bodas, bautizos, cumpleaños y eventos varios en los que se reúnan más de tres personas en las que alguno no trastabille a la hora de plantar mejilla. Es en ese momento, en esa exacta conjunción mejilla-labio, labio-mejilla, cuando se produce un meneillo estúpido entre ay que voy para este lado, tú también, no, pues yo para el otro, hay ahora los dos otra vez, huy casi un piquito. En ese punto los interfectos se paran, se ríen nerviosamente y se asen con las manos por los hombros o la parte alta del brazo, como diciendo: “coño, a ver si nos aclaramos: yo para la izquierda y tú para la derecha”. Ahora sí: dos besos cumplidos. Chin-pun.

Los amantes. René Magritte.
Por supuesto también está el tema: tipos de besadores.
Hay quien pertenece a la categoría, según mi abuela, de besador “asquerosillo”. Un asquerosillo es aquel que te da dos besos pero como si no, o mejor dicho, ni siquiera te da dos besos, como mucho te pone la cara y tan ladeada y de modo tan frugal que básicamente te quedas con los morros al aire al estilo besugo del cantábrico.
En otro nivel habitan los “ventosas”, departamento estanco también bautizado por mi abuela. En este apartado tienen cabida todos aquellos seres, entes y personas que tras depositar sus labios en tu rostro succionan todo aire de tu moflete, envasándolo al vacío, para que en el mismo instante de su separación de la carne se produzca un sonido tal que te deje próximo a la sordera y con una mano intentando apaciguar con disimulo el pitido del tímpano.

El beso. Gustav Klimt

Pero sin duda, los que más me gustan de esta somera clasificación son los besos de agüela, designados así por mí y no por mi nana (para ella son simplemente besos, también llamados ósculos y qué me gustan a mí los ósculos oscuros de tu boca). En este último apartado deben incluirse todos aquellos que cariñosos e impetuosos sujetan tu rostro con ambas manos y besan tu mejilla reiterada y sonoramente en un beso que no es uno sino muchos, muy rápidos y muy seguidos. Te dejan sorda, algo babeada pero con la grata sensación de sentirse querido. Muy propios de personas mayores y tías lejanas del pueblo con delantal de cuadros y zapatillas de cuña y felpa, estos arrumacos son comparables a los "besos baba".
La Virgen y el Niño. Van der Weyden
Los "besos baba" son los que nos emperramos que nos den los bebés e infantes cuando ellos ni siquiera saben dónde están. Y a continuación viene el dilema: ¿me limpio o no me limpio disimuladamente con la mano la cara? Aquí no hay más que decir que depende de lo que te una al niño y lo escrupuloso que seas.
En fin, que tipos y formas de besos hay muchos, que no siempre queremos darlos o que nos los den, pero que como es algo que nunca se gasta… ¡besémonos seres por doquier! y llenemos el mundo de besos y versos. Que más de uno debería cerrar la boca y besar que abrirla y criticar.
Feliz Nochebuena y Feliz Navidad.

Pd de S: Al igual que Candela, os deseo Felices Fiestas a todos.

4 comentarios:

  1. Feliz Navidad Candela!
    muchos besos para ti y para Sol!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Candela por no dejarnos sin tu compañía ni siquiera en Navidad.
    Feliz Navidad para Candela y para tí Soledad.
    Un besito grande y que disfrutes mucho

    ResponderEliminar
  3. jajajaja que buenooo!! como me rio con tus historias, son geniales :D
    FELIZ NAVIDAD y un beso desde http://oldflamegirls.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar