lunes, 28 de enero de 2013

Los lunes de Candela. Running



Pero qué manía tiene la gente con estar sana y fermosa.
Contagiada del espíritu de enmienda que siempre trae consigo el frío mes de enero, he decidido ponerme en forma. Y si ya meses atrás opté por intentar seguir una dieta, y digo intentar porque llevarla a cabo fue una misión más imposible que las que acostumbra nalguitas respingonas, también conocido en su casa como Tom Cruise, la semana pasada decidí empezar a ir a correr. ¿Por qué? Yo estoy casi convencida de que si le preguntaran a alguien la razón de a ir contra la natura y ponerse al trote cochinero a primera hora de la mañana sólo cabrían tres respuestas lógicas:
1. Me persigue la policía, por supuesto por un delito que no he cometido.
2. Tengo que coger ese autobús (en él además debe ir George Clooney, por lo menos).
3. Intento a la desesperada perder el culo botijo para entrar de nuevo en mis vaqueros favoritos.
Como es lógico imaginar en mí, ay, Candelita, la respuesta no puede ser más que la tercera. Y es que enero, aparte de gélido y empinado, es un cachondo mental y siempre hace crecer en nuestro interior un mundo de posibilidades y esperanzas de mejora personal. Y ya sé que me diréis que el mes está a punto de acabar y que por qué no empecé con mi objetivo de transformación desde los primeros días…
Muy sencillo: he necesitado semanas para concienciarme del atuendo que me tenía que poner. No hay cosa más hortera que un chándal. Me da igual que se lo pusiera una de las Spice girls en sus conciertos y dijeran que era sexy o que los institutos estén plagados de jovencitas con el piercing del ombligo al aire a juego con el color de sus prendas deportivas.
A mí que me expliquen cómo lo hacen, porque yo es ponerme un chándal e írseme todo el encanto (charm que dicen los sajones) a tomar por cu…
Por supuesto, en cuanto me vi con semejante aspecto en el espejo, me quité los pantalones de felpa y los arrojé al suelo como si quemaran (¡Contigo no, bicho!) y preferí enfundarme en los leggings que me transparentaban un poco el trasero. Total, pensé, como esto va a estar todo el rato en movimiento, nadie se va a poder fijar. Ja, ilusa de mí e infelice. 
A la ida todo iba perfecto. Animada y decidida, bajé a la calle e hice unos estiramientos perrunos en el banco de la esquina donde en verano escucha la radio la señora Teresa. Acto seguido, empecé a mover las piernas a buen ritmo mientras acompasaba la respiración, como te aconsejan los expertos. Y poco me importaba que mi retaguardia se tambaleara como si no hubiera un mañana, porque yo era más rápida que el viento, pasaba adelantando a todo peatón que invadiera mi objetivo: unos jeans de hace cinco temporadas.
Hasta que pasó… ¿Qué ocurrió? Pues que a mí me tuvo que implosionar algo por dentro, y eso que yo no oí nada, pero se me tuvo que partir la junta de la trócola o el alma, no sé, no lo tengo claro aún, porque me creí morir (de hecho, creo que San Pedro se asomó a la mirilla para ver quién andaba por el rellano). (San Pedro, que soy yo; anda, Candela, baja que aún no te toca, si es que cómo se te ocurre lanzarte con esas ganas si llevas por lo menos tres reencarnaciones en el sofá).
Vencida por las circunstancias, pero con la dignidad aún intacta, decidí dar media vuelta y regresar a casa como mejor pudiera, cojitranca y con ardor en los pulmones. Una quemazón a la que pronto se sumó mi cara al recordar que ya no podía “adelantar” a nadie y por ende mi pompis, desparramado bajo una tela translúcida, no podía alejarse velozmente de las miradas de los transeúntes.
Una vez más, marcadores:
            sentido del ridículo 0……...Candela 1


Correr por una buena causa.


 PD de S: Feliz lunes a todos.
Permitidme que hoy haga una mención especial a la I Exposición Fotográfica de Luis Sánchez: gran fotógrafo y mejor persona. 
Podéis ver sus fotos aquí: www.luissanchezphoto.com

4 comentarios:

  1. Jajajaja muy bueno... Si cuando digo que correr es malo... y muchas gracias por mencionar mi exposición en tu blog

    ResponderEliminar
  2. jajaja!!Muy bueno desde que os conozco a tí y a Candela me gustan cada vez más los lunes jajaja!!
    Como siempre gracias por hacerme sonreir.
    Un besito grande y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. jajaja, que bueno Candela!, me la imagino con sus leggins, dando vueltas al templo de Debod... jajajaja
    Gracias Sol!. Luis fenomena tu exposicion, de 10!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, me ha encantado, sobre todo la imagen de San Pedro asomado a la mirilla!!

    ResponderEliminar